¿Deben ser los periféricos opcionales o parte inseparable de la experiencia?