David Darling carga contra el formato físico