COLINA: Legacy, un descenso indie a la oscuridad