Call of Duty es, otro año más, el juego de consola más vendido en EE. UU.