La apuesta de Microsoft por los single player puede ser histórica