Análisis de Sinner: Sacrifice for Redemption

Un reino caído en desgracia, aquellos que han sucumbido a sus deseos lo han llevado a esta situación. Por eso tú, Adam, deberás luchar para derrotarlos y así expiar sus pecado. Pero sin conocer tu pasado ¿Cómo sabrás si son reales o una encarnación de tus propios pecados?.

Sinner: Sacrifice for Redemption es un título Indie que nos llega de la mano de un pequeño estudio compuesto por ocho personas, Dark Star, con sede en Shanghai (China) y ha sido publicado por Another Indie. En este juego nos presentan un mundo en decadencia donde encarnáremos a Adam, un guerrero que ha perdido la memoria y con el que deberemos derrotar a las encarnaciones de los siete pecados capitales para así expiar sus pecados.

La propuesta de Dark Star está claramente influenciada por la saga Dark Souls, de hecho en su base es bastante parecido, pero simplificado en todos sus aspectos, lo que tal vez decepcione a algunos y agrade a otros.

Apartado Técnico

Muchos juegos han sido los influenciados por la saga creada por From Software, y este Sinner solo es uno más de ellos. En Dark Star han creado un mundo en decadencia donde tendremos que enfrentarnos a los avatares de los siete pecados capitales; Ira, Lujuria, Orgullo, Avaricia, Gula, Envidia y Pereza.

Comenzaremos la aventura en un lugar desconocido donde nos darán algunos consejos para hacernos con los controles, el juego representa bien la decadencia de su mundo, con tonalidades grises para así dar esa sensación de abandono. Gráficamente es aceptable y cuenta con un apartado artístico decente, cada jefe tendrá una zona, banda sonora y temática propia.

La banda sonora apunta maneras, unos temas que representarán perfectamente cada boss y nos ayudará a meternos en cada lucha, por desgracia se nota que no son de la mejor de las calidades. Además, al menos en mi partida hay un fallo con el sonido, cuando mi personaje se encontraba al borde de la muerte, el volumen se subía hasta unos niveles ensordecedores que llegaban a ser bastante molestos, por eso al final lo mejor será bajar bastante el volumen ya sea con nuestros cascos, televisor, barra de sonido o desde las opciones del propio juego.

El título viene traducido al español, y tendremos la opción de escoger las voces inglesas o chinas, a elección del consumidor,. Sinner cuenta con algunos fallos ortográficos, además de alguna que otra frase sin traducir o fallos en la traducción, al menos usando como ejemplo el doblaje inglés, así que no se si es un fallo o que la traducción está realizada usando como base el doblaje chino, y ahora mismo mi chino está un poco oxidado como para comprobarlo.

Los escenarios de batalla contra los jefes serán bastante variados, desde arenas de combate hasta un lago congelado, pasando por un pantano venenoso. Cada jefe contará con su propio escenario temático ambientado en sus propias características y su lore.

Jugabilidad

La jugabilidad de Sinner es muy simple, tendremos dos armas con las que luchar, escudo y espada pequeña o espadón, y podremos pasarnos el título con cualquiera de las dos armas o combinándolas, la elección es vuestra.

Como en otros juegos de este estilo, nuestro personaje obtendrá unos cuantos fotogramas de invulnerabilidad cuando esquivemos, por lo que nuestra supervivencia prácticamente se basará en esta mecánica. La vida de Adam se irá regenerando poco a poco con el tiempo, además también contaremos con otros objetos que nos harán la vida mucho más fácil:

  • Pociones: Contaremos con siete usos, que nos regenerarán un porcentaje de vida cada vez que la usemos.
  • Lanzas eléctricas: Tendremos veinte lanzas que podremos lanzar para hacer daño eléctrico a nuestros enemigos desde la distancia.
  • Tinajas de fuego: Podremos lanzar hasta cinco de estos objetos, infringirán daño de fuego y harán arder al enemigo.
  • Encantamiento de fuego: Solo contaremos con dos de estos objetos, con ellos podremos impregnar nuestras armas con fuego, incrementando así su daño, pero no todo puede ser bonito, pues también tendrá una penalización, Adam sufrirá daño en el tiempo.

Pero lo que es más interesante de este título es la mecánica de penalizaciones antes de enfrentarnos a los bosses, para poder entrar a cada uno de los escenarios, deberemos sacrificar parte de nuestra esencia, obteniendo con ellos una penalización para nuestro personaje. Estas penalizaciones son bastante diversas; reducción de nuestro daño, eliminación de la regeneración pasiva o contar con menos objetos a usar. Y aquí no acaba lo interesante, pues estas penalizaciones son acumulables, por lo que al contrario que en los RPG de toda la vida donde según avanzamos en la historia nuestro personaje va ganando fuerza, en Sinner: Sacrifice for Redemption será todo lo contrario. Groso modo, conforme vayamos matando a los bosses, las capacidades de nuestro personaje se irán viendo mermadas.

Pero tranquilos, se podrán recuperar nuestras capacidades cuando así lo veamos necesario, permitiéndonos idear nuestra propia estrategia de combate dejando así para el final los jefes que creamos más sencillos, enfrentándonos a ellos cuando tengamos más desventajas activas.

Tras haber superado la historia del juego, se nos habilitará un nuevo modo, Desafío. Aquí el juego se volverá una auténtica boss rush, pues tendremos que enfrentarnos a todos los jefes del juego seguidos, contaremos con un tiempo para limitado para ir matándolos, ya que si tardamos mucho se nos irán acumulando, por lo que más nos vale darnos prisa. Como punto positivo hay que señalar que en este modo nuestro personaje no tendrá ninguna de las penalizaciones antes mencionadas.

Duración

En este apartado está el mayor problema del juego, si bien al ser una propuesta sin posibilidad de elección de dificultad, su duración dependerá de nuestra habilidad a la hora de enfrentarnos a los jefes, en mi caso, ha sido un total de 3 horas para terminar el modo historia del juego. Aunque si tenemos la intención de completar el modo Desafío tal vez le sumemos alguna que otra hora.

Es cierto que cuando terminemos el juego también se nos habilitará otro arma, los cuchillos dentados, y si bien tienen combos propios, mucha velocidad de ataque y un daño bastante alto, no añaden nada especial que inciten a volver a completar Sinner: Sacrifice for Redemption.

Conclusión

Desde que se anunció, mucha gente (entre los que me incluyo) compararon Sinner: Sacrifice for Redemption con Dark Souls por su estética y temática, y si bien es cierto que la comparativa es inevitable, quien se espere esto tal vez se lleve una decepción. Es una propuesta bastante diferente, empezando porque su planteamiento es un boss rush en toda regla y no un RPG de acción en tercera persona como la propuesta de Miyazaki.

Sinner: Sacrifice for Redemption no es Dark Souls. El juego de Dark Star tiene personalidad propia y elementos atractivos. - ¡Comparte!    

Hay que tener en cuenta que es un título Indie, desarrollado por Dark Star, un estudio compuesto únicamente por ocho personas, y la calidad es más que aceptable. A quienes les gusten los retos encontrarán un juego interesante que les entretendrá durante algunas horas. Además pudiendo disfrutarlo de manera “gratuita” en Xbox Game Pass o por un precio reducido de 19 Euros, no está nada mal.

* Agradecemos a Dark Star Game Studios habernos facilitado el material necesario para realizar este análisis.

6.3
ACEPTABLE

Lo Mejor

  • Gráficos y sonido buenos para ser un indie.
  • Apartado artístico decente.
  • Atractivo sistema de combos.

Lo Peor

  • Tiene una duración muy reducida.
  • Se nota el bajo presupuesto.
7 Apartado Técnico
7 Jugabilidad
5 Duración
Anímate a comentar esta noticia y comparte tus impresiones con nosotros. ¿No tienes cuenta en Generación Xbox aún? Regístrate aquí y no dejes de seguirnos en redes para estar al día.


Carlos

Soy curioso por naturaleza y en mi tiempo libre me gusta dibujar, escribir y disfrutar de unas partidas con los amigos.

Deja una respuesta

Análisis de Sinner: Sacrifice for Redemption

por Carlos tiempo de lectura: 5 min
0