Análisis de Journey to the Savage Planet



Si hay un sueño bastante recurrente en la infancia de cada niño es el de ser un astronauta y poder visitar otros planetas. Sin embargo esto no está al alcance de cualquier pero por suerte gracias al mundo del cine y de los videojuegos podemos imaginar muy fácilmente la sensación que sentiríamos en el espacio exterior.

Uno de estos ejemplos es sin duda Journey to the Savage Planet, desarrollado por el estudio Typhoon Games. Este título nos soltará en medio de un planeta extraño e inexplorado, invitándonos en todo momento a buscar recursos y otros elementos que harán que nuestro personaje mejore continuamente, y lo mejor todo es que podremos hacerlo solos o acompañados de un amigo. ¿Cumplirá las expectativas Journey to the Savage Planet? Continúa leyendo para comprobarlo.


  Síguenos en Google News


Apartado técnico

Journey to the Savage Planet está diseñado con mucho mimo, y eso se nota desde el primer minuto de juego cuando despertamos en nuestra nave, que hará las veces de cuartel general. Los escenarios son enormes, con una distancia de dibujado que no se suele ver en demasiados títulos, y que están distribuidos en varias alturas, por lo que explorarlos al completo nos llevará una cantidad de tiempo bastante alta.

Acción, exploración y mucho humor - ¡Comparte!    

El juego tiene varios biomas o diferentes tipos de ambientaciones según en la zona del planeta en la que estemos, y cada uno de ellos está dotado de una fauna y una vegetación única, lo que hace sin duda más auténtico y especial el trabajo realizado por los chicos de Typhoon Games.

El rendimiento del juego es muy estable, y los 30 frames por segundo se mantienen sólidos como una roca salvo en algún momento puntual de la aventura. Además la interfaz del juego está diseñada a la perfección sin florituras, ofreciendo al jugador una pantalla limpia pero con todo lo que necesita para sobrevivir en ella. 

El juego llega a nuestro país con las voces en ingles pero traducido perfectamente al castellano, tanto las voces como los menús. En lo que respecta a la banda sonora del juego no hay mucho que destacar, pero esta perfectamente integrada con la jugabilidad. 


Jugabilidad

Como ya hemos mencionado anteriormente, Journey to the Savage Planet es un juego de aventuras y exploración. Es importante matizar esto, ya que aunque el juego se desarrolla en primera persona y tendremos a nuestra disposición armas de fuego no estamos ante un FPS más, ya que aquí el combate pasa a un segundo plano

En este sentido si queremos buscar un símil en otra franquicia de videojuegos nos debemos fijar en sin duda en Metroid, concretamente Metroid Prime, juego con el que comparte muchas similitudes. La más importante sin duda la tendremos en nuestro escáner, que nos permitirá catalogar toda la vegetación y fauna que nos vayamos encontrando, así como los diferentes enemigos.

En lo que respecta a la historia del juego no hay mucho que contar ya que está es sencillamente muy directa. Tomaremos el papel de un explorador que forma parte de un programa de la empresa Kindred Aerospace. y nuestro misión será la de explorar el planeta AR-Y-26 para determinar si es posible colonizarlo. 

El narrador y ayudante de esta historia será un robot que sigue la línea del Claptrap de Borderlands o el GlaDOS de Portal, y que nos mantendrá informados a la vez que entretenidos con una gran cantidad de chascarrillos que nos sacaran más de una sonrisa. Lo cierto es que el título derrocha humor por todos lados, desde los monólogos del robot al diseño de algunos animales del planeta. 

Exploración e investigación

El pilar principal sobre el que se asienta este Journey to the Savage Planet es como ya hemos dicho la exploración. Delante nuestra tendremos todo un planeta que investigar, con muchos recovecos y escondites con muchos secretos. Será muy importante que revisemos todo detenidamente ya que la manera de mejorar a nuestro personaje depende de ello.

Al comienzo del juego tendremos muy poca salud y aguante, por lo que no podremos sufrir demasiado daño o correr largas distancias. Sin embargo a base de encontrar unos mocos naranjas (se llaman así) haremos que nuestro personaje se vuelva más duro y aguante más. Estos recipientes son muy numerosos por lo que si los queremos todos deberemos dedicar bastantes horas a ello.

Cuando salimos por primera vez de la nave prácticamente solo contamos con el escáner y nuestras bofetadas (si, podremos abofetear toda clase de criaturas), por lo que estaremos bastante desprotegidos. Aquí entra uno de los elementos que más nos ha gustado del juego y es su sistema de progresión. A medida que avancemos iremos obteniendo algunas herramientas como un jet pack y un gancho que nos permitirán acceder a zonas nuevas, e incluso a partes de zonas antiguas por lo que volveremos a revisar todos los escenarios en busca de secretos.

Tendremos a nuestra disposición además una gran cantidad de mejoras, tanto de nuestra arma como de nuestro personaje en general. Para ello deberemos recoger una serie de recursos a base de matar algunos enemigos en concreto o de buscar por el planeta. Esto está muy bien integrado en el juego, y aunque algunas de ellas son totalmente opcionales el juego nos incita a conseguirlas todas.

Sin embargo aquí debemos resaltar un punto negativo del juego, y es que pese a estar centrado en la exploración el juego está diseñado sobre raíles. Siempre tendremos libertad para explorar y buscar por el escenario aquello que necesitemos, pero todos los objetivos (tanto principales como secundarios) estarán perfectamente marcados en nuestra brújula, cortando un poco el principal punto fuerte del título.

Combate y cooperativo

Por supuesto como toda buena aventura de exploración que se precie Journey to the Savage Planet también nos pondrá en el camino algunos enemigos a los que enfrentarnos. Al comienzo de la aventura solo tendremos nuestra mano para pegar bofetadas pero en seguida conseguiremos una pistola que iremos desarrollando.

Además de la pistola contaremos con algunas armas arrojadizas al estilo de granadas que nos servirán para abrir algunos caminos cerrados, saltar más alto o para atacar a enemigos que son débiles solo a ese tipo de armas. Al principio solo podremos sujetarlas 5 segundos antes de lanzarlas pero podremos ir mejorando a nuestro personajes para que las almacene en su mochila. 

Aunque no son demasiado numerosos en el juego también tendremos enfrentamientos contra jefes finales, que tendrán sus puntos débiles y nos harán pensar como matarlos. El juego no tiene un nivel de dificultad demasiado elevado, y si morimos apareceremos en la nave y solo deberemos volver al lugar de nuestra muerte para recoger los recursos que hayamos cosechado. Nosotros durante la aventura solo hemos muerto 5 veces, y casi todas al principio de la aventura.

Por supuesto no podemos olvidarnos de la posibilidad de disfrutar de la aventura entera con un amigo online. El cooperativo le sienta a este juego de manera espectacular, y es que ambos jugadores podrán campar a sus anchas por todo el mundo, haciendo cada uno lo que le plazca. El único punto negativo de esto es que solo contará el progreso para el anfitrión de la partida, por lo que el otro simplemente actuará de invitado. 


Duración

Journey to the Savage Planet no es un juego especialmente largo. Completar la historia a un ritmo normal nos llevará entre 6 y 8 horas, aunque por supuesto podremos hacerlo mucho más rápido. De hecho si sois coleccionistas de logros podréis obtener uno si completáis la historia principal en menos de 4 horas.

Sin embargo el juego no está diseñado para ser disfrutado de esa manera, sino que lo está para visitar y explorar todas las localizaciones que componen el planeta AR-Y-26 e intentar completarlo escaneando y buscando todos los coleccionables que tiene, que no son pocos. Para completarlo al 100% necesitaremos aproximadamente unas 20 horas, duración bastante respetable.


Conclusión

Journey to the Savage Planet es un título que en solitario se disfruta mucho, pero es en cooperativo donde sus mayores virtudes salen a la luz. Pese a tener una historia un poco plana y corta el juego no defrauda en ningún momento, y es que a medida que vamos explorando el planeta y obteniendo las distintas herramientas que tendremos a nuestra disposición el juego ofrece multitud de posibilidades.

Explorar lo desconocido nunca ha sido tan divertido - ¡Comparte!    

No es un juego perfecto, y quizás un cooperativo con progreso compartido, un selector de dificultad y una exploración con menos raíles lo harían una experiencia sobresaliente. Sin embargo no podemos hacer otra cosa que no sea recomendar Journey to the Savage Planet, y más teniendo en cuenta que lo podéis adquirir al precio de 29,99 euros.

*Gracias a 505 Games por habernos proporcionado el material para la review.

7.8
MUY BUENO

Lo Mejor

  • La exploración, muy bien desarrollada
  • Los escenarios son muy bellos
  • El desarrollo de nuestro personaje
  • Multitud de secretos que buscar
  • El Cooperativo hace mejor al juego...

Lo Peor

  • ... pero no se comparte el progreso
  • La experiencia "sobre raíles"
  • Dificultad demasiado baja, especialmente con un amigo
8 Apartado Técnico
8.5 Jugabilidad
7 Duración
Facebook Twitter E-mail
Juan Lorente

Abogado de profesión y amante de los videojuegos desde que probe Street Fighter II en un Commodore Amiga.

Deja una respuesta