Análisis de Final Fantasy XII The Zodiac Age


El tiempo da y quita razones y, habitualmente, pone a cada uno en su lugar. Esto es una máxima aplicable a cualquier aspecto de la vida, pero que tiene especial énfasis en el mundo de los videojuegos. Por que, ¿cuántas veces no hemos visto el lanzamiento de un juego que ha sido atacado sin ton ni son y, pasados los años, se le ha considerado una auténtica obra de arte? Pero no sólo por ser atacados, si no juegos con bajas críticas, mala recepción o simplemente no fueron entendidos en su momento. Y esto es lo que le paso a Final Fantasy XII, el último juego de la saga en la generación de PS2, un título avanzado para la época y que introdujo muchas novedades en una de las sagas más aclamadas de la historia.

Uno de los principales puntos de Final Fantasy XII fue su historia, una mucho más profunda que anteriores entregas, con un entramado político subyacente muy interesante. Quizás algo más alejado de lo que nos tenían acostumbrados en Square Enix, pero igualmente funcional. La pena fueron los problemas internos que tuvo la desarrolladora en aquel momento que se notan sobre todo en la narrativa ya que, aunque está mantiene un buen ritmo, no termina de alcanzar un clímax alto. 

A esta buena historia se le suma algunos de los personajes más emblemáticos de la saga, como el carismático Balthier que, aunque no sea el protagonista, cada segundo suyo es oro puro. Su tono de humor, como reacciona ante las situaciones o como decide actuar en cada momento es sublime y nos recuerda mucho a otros personaje del cine o videojuego del estilo (alguien dijo algo de Solo). El resto de personajes también tienen sus momentos de gloria y algunos de ellos son de los que dejan huella. Sin embargo, los dos que se nos presentan como teóricos protagonistas, Penelo y Vaan, se les nota muy forzados en algunas ocasiones, incluso en más de una ocasión pensando que no encajan bien con la temática histórica. Pero se les termina cogiendo cariño. Eso sí, todos queremos ser un pirata del aire como Balthier.


Apartado técnico

Final Fantasy XII no supuso un gran salto gráfico en su momento y la estética del original se ha mantenido casi intacta en The Zodiac Age. Lo que si que se ha trabajado para la ocasión son los modelados 3D de los entornos, protagonistas, enemigos y demás elementos en pantalla. Pero donde realmente se nota la mejora y el modelado gráfico es en las escenas de vídeo. Aquí el juego luce realmente bien, pasando prácticamente por un título de nuevo lanzamiento.

Además, el juego llega perfectamente pulido y no nos hemos encontrado con ningún bug ni caída de fps ni nada. Ni siquiera cuando activamos la velocidad x2 o x4 (ideales para farmear, por cierto), momento en los que el juego, por la gran velocidad, podría flaquear. Si hay que hacer notar algo es que, a pesar de que otras remasterización de Final Fantasy si han alcanzado los 4K, este Final Fantasy XII The Zodiac Age no termina de alcanzar esa ansiada cifra. Aunque hay que decir que nosotros que lo hemos jugado en una Xbox One X y el juego luce espectacularmente.

Análisis de Final Fantasy XII The Zodiac Age

Por último, pero no menos importante, tenemos la BSO. Como es habitual en la saga, está es magnifica  cumple a la perfección en cada momento. Además, el juego nos da la opción de elegir entre tres opciones para escucharla: la versión clásica, la versión CD lanzada hace años o la versión remasterizada con algunos arreglos que hacen que aún suenen mejor. Nosotros hemos elegido esta última y la verdad es que la experiencia ha sido inmejorable. Sin embargo, si eres de los nostálgicos, siempre podrás elegirla y disfrutar el juego como hace 13 años.


Jugabilidad

Decíamos al principio que Final Fantasy XII fue un juego que introdujo numerosos cambios en la saga. Y muchos de ellos no fueron bien recibidos del todo (ni que fuera un juego de hoy en día). Uno de los que más polémica suscitó fue el sistema de combate ya que, por primera vez en años, se abandonaban los combates aleatorios y se daba el paso a un sistema más cercano a la acción en tiempo real, dejando atrás el combate por turno. O casi.

Por que el sistema de batalla de Final Fantasy XII es un mix entre ambos. Mezcla el combate en tiempo real con un cierto toque de turnos, ya que para realizar cada acción tenemos que esperar a que se cargue la barra de acción. A su vez, podremos movernos con total libertad por un inmenso mundo abierto. Tendremos  varias ciudades y espacios exteriores, cada uno dividido en varias zonas. Además, podremos movernos con total libertad la mayoría del tiempo, aunque eso sí, asumiendo que en determinadas zonas habrá enemigos mucho más fuertes que nosotros.

Análisis de Final Fantasy XII The Zodiac Age

El sistema de batalla que acabamos de detallar, aunque suena un tanto raro y extraño en su composición, funciona perfectamente gracias a la gran novedad de Final Fantasy XII: el sistema de Gambits. Este sistema nos permite configurar las acciones de los miembros activos de nuestro grupo. Es un sistema complicado de entender y dominar pero que, cuando lo conseguimos, es muy eficaz. Así podremos configurar varios gambits por personaje de toda índole, desde Atacar a un enemigo que sea débil contra fuego hasta realizar alguna acción hacia un aliado cuando su salud baje del 30%. A cada una de estas acciones podremos asignarles un comando, como magias, usar un objeto o atacar. Así, si a nuestro mago blanco les asignamos el gambit «Aliado con Salud <30%» y la magia Cura, cuando cualquiera de los tres miembros del equipo vea reducida su salud por debajo del 30%, lanzará sobre él dicho hechizo.

Es un sistema muy eficaz y que permite cierta agilidad en el combate, por que de otra manera este habría sido bastante complejo y lioso. Así, podremos activar los gambits en dos de los tres personajes activos, para automatizar sus acciones en función de los enemigos, nuestra salud o estados alterados mientras que nosotros nos centramos y controlamos sólo a un único personaje y controlamos sus acciones. Por último, cabe remarcar que este sistema es muy bueno y funciona a la perfección y que hasta el día de hoy nadie ha sabido repetirlo, al menos de este modo tan brillante.

Análisis de Final Fantasy XII The Zodiac Age

Para usar magia hay que sacarse una licencia.

Otra de las novedades que introdujo Final Fantasy XII fue el tablero de licencias. Este es el sistema mediante el cual nuestro personajes pueden aprender las diferentes magias, tecnicas y, por primera vez en la saga, que armas utilizan. Por que en este juego para usar cualquier cosa primero tenemos que conseguir la licencia correspondiente. De este modo, si queremos que un personaje use la magia Cura, tendrá que aprender primero la licencia pertinente y después, comprar el hechizo. 

Esto se usa para todo, así que es frecuente que nos encontremos con poderosas armas en el juego que no podamos usar hasta que avancemos en la historia y compremos la licencia pertinente. Así, vemos como hay varias licencias para Espadas, otorgandonos cada una de ellas acceso a una o dos espadas nuevas. 

Análisis de Final Fantasy XII The Zodiac Age

De este modo, el juego controla que no usemos armas demasiado poderosas antes de tiempo, por que cada licencia nos cuesta unos buenos puntos de mejora. Y, como estareis pensando, cuanto más alta sea, más costará. Por suerte, estos puntos se consiguen con bastante facilidad: cada vez que derrotemos a un enemigo (el que sea, incluso el más básico inicial) conseguiremos un número determinado de Puntos de Licencia.

En el juego original, los roles de cada personaje estaban prefijados desde el principio y cada uno tenía un extenso mapa de licencias sobre el que moverse. Para la Zodiac Age esto se ha cambiado, y se ha incorporadoo el Zodiac System Job, mediando el cual se nos da más libertad para elegir que rol cumple cada personaje. De este modo, podremos elegir dos clases diferentes para cada uno de los protagonistas, formando nuestro grupo a nuestro antojo. Así, podremos hacer, por ejemplo, que Penelo sea nuestro Mago Negro y haga un buen uso de las katanas. Las posibilidades son varias y desde la compañía ya dijeron que todas las combinaciones que se nos ocurran son perfectas para pasarse el juego. Así que ya sabes, prueba la mejor combinación para ti y lánzate a salvar Ivalice.

¿Qué paso si no te convence o quieres probar otra combinación? No pasa nada, sólo tienes que ir a hablar con Montblanc en Rabanasta y decirle de qué personaje quieres reiniciar el tablero de licencias. De este modo, el personaje elegido olvidará todo y tendrás los Puntos de Licencia listos para volver a gastar en su nueva configuración.

 


Duración

Hablar de duración y Final Fantasy en un análisis es hablar de prácticamente cientos de horas. Ya el juego original nos daba la oportunidad de alcanzar la centena de horas casi sin dificultad, algo que se mantiene, e incluso aumenta, en la versión remasterizada. 

Así pues, y desgranando un poco los tiempos, completar la historia nos llevará unas 60 horas aproximadamente. A esto habría que sumarle el completar las diferentes misiones secundarias, completar los tableros de licencias y conseguir todos los logros del juego. Además, uno de los puntos fuertes de Final Fantasy XII The Zodiac Age son los contratos de caza y el Clan Centurio. Capturar a todas y cada una de las escorias (como se denominan estas criaturas) del juego nos llevará un buen puñado de horas, además de algún reintento, ya que las de más alto nivel son auténticos desafíos. Si queremos completar todo esto alcanzaremos las 100 horas sin ningún problema.

Análisis de Final Fantasy XII The Zodiac Age

Pero la cosa no acaba aquí con el remaster, para nada. En Square Enix debieron pensar que con todo lo anterior no teníamos suficiente entretenimiento por el mundo de Ivalice, así que decidieron añadir dos nuevas dificultades una vez que hayamos acabado nuestra primera aventura: Nueva Partida+, donde se conservará nuestro nivel de la  partida anterior hasta un máximo de 90, y Nueva Partida-, donde no conseguiremos experiencia en ningún momento del juego. ¿Un auténtico reto, eh?

Pero, por sí aún te parece poco pasarte el juego 3 veces (unas 180 horas a velocidad normal), tenemos otro desafío para ti: el modo desafío. Este es un nuevo añadido de Final Fantasy XII The Zodiac Age y es una especie de modo horda. Aquí deberemos enfrentarnos a diferentes rondas de enemigos con los personajes de nuestras partidas en sus respectivos niveles y equipamientos. De este modo, podremos comprobar que tan fuertes son realmente, más allá de lo que necesitemos para superar el juego base.

Así que, resumiendo, Final Fantasy XII tiene contenido suficiente para mantenerte pegado a él durante cientos de horas.

Análisis de Final Fantasy XII The Zodiac Age


Conclusión

Final Fantasy XII está de vuelta. Y gracias a The Zodiac Age lo podemos disfrutar por primera vez en Xbox. Algo impensable hace algunos años, pero que al final, hemos podido cumplir. Y viajar a Ivalice en Xbox One X es una auténtica maravilla.

Jugablemente el juego casi no nota el paso de los años y se sigue sintiendo tan fresco como en su día. Además, el sistema de Gambit sigue funcionando a la perfección y consigue que te estrujes la sesera para conseguir la mejor combinación posible. Este sistema es el gran punto fuerte del juego, algo que nadie, hasta ahora, ha sabido imitar. 

La BSO sigue siendo impresionante y va a juego con un apartado gráfico que recibe un buen lavado de cara. Algo que se nota especialmente en las escenas de vídeo, pero que en líneas generales le sientan de maravilla al título. Por lo demás, el juego sigue sintiéndose fresco y ameno y consigue que pases largas horas de juego con él.

Final Fantasy XII The Zodiac Age nos trae de vuelto un clásico atemporal. Un juego que quizás pasó más de puntillas en su momento al ser el predecesor de uno los juegos más aclamados de la saga, Final Fantasy X. Pero que incorpora multitud de nuevos elementos nunca vistos antes en la saga que le dan un aire totalmente renovado. Un imprescindible para los amantes de la saga de Square Enix y para los que disfruten de los JRPG. Por que Ivalice siempre nos espera, y recorrer sus tierras en Xbox One es algo único.

*Gracias a Koch Media por proporcionar el material para esta review. 

Análisis de Final Fantasy XII The Zodiac Age
Análisis de Final Fantasy XII The Zodiac Age
Regresa al mundo de Ivalice y vuelve a viajar con Vaan, Ashe y compañía en una aventura épica. Final Fantasy XII está de vuelta y este es nuestro análisis.
Valoración del editor:
0
9.5
Imprescindible

Lo Mejor

  • Ciento de horas de contenido.
  • El sistema de gambits.
  • La BSO.
  • La inclusión del Zodiac System Job y la posibilidad de otorgar los roles que queramos a cada personaje.

Lo Peor

  • El final de la historia no termina de convencer.
  • Qué en los menús no se pueda usar el jostyck izquierdo para desplazarse
9 Apartado Técnico
10 Jugabilidad
9.5 Duración
Facebook Twitter E-mail
JGBassols

Mi vocación fue siempre la arqueología, pero por azares del destino termine enamorado de la Egiptología. Pero, sobre todo, soy periquito y gamer. Además, soy amante de las buenas historias. Si no me ves estudiando, estaré con un mando y una aventura en la consola.

Deja una respuesta