Análisis de Nippon Marathon


Para que luego digan que a Xbox no llegan los juegos japoneses. Desde luego, los que me conocéis, sabéis que los JRPGs no son santo de mi devoción, pero eso no quiere decir que todo lo que venga de Japón me disguste, al contrario. De hecho, agradezco muchísimo que lleguen títulos como el que hoy nos ocupa a Xbox One, después de tanto desentendimiento a nivel de catálogo con nuestros queridos desarrolladores japoneses. Nippon Marathon es un indie, pero más que un indie es un título que perfectamente podría haber salido en físico, eso sí, allí en Japón.

Esa locura de letras grandes en japonés, colores chillones y disfraces absurdos está al completo en Nippon Maraton. No hay más que ver el cuarteto protagonista: un tipo disfrazado de Langosta, una chica disfrazada de unicornio pero que no dice ser un unicornio, un anciano deportista y un perro que anda sobre dos patas y dice ser el propietario de una empresa de citas -literalmente, un emparejador-. Aunque la desarrolladora sea PQube, el juego lo distribuye la propia Arc System Works, que también se ha convertido en distribuidora y que parece que nos traerá algún que otro título de corte similar a Xbox.

La propuesta de Nippon Marathon no va mucho más allá de su propio título. Se trata de una especie de Maratón por etapas localizado en varios escenarios de Japón. La peculiaridad de esta carrera es que no habrá un circuito preparado y todas las situaciones cotidianas posibles nos impedirán llegar a la meta sanos y salvos. Una locura de competición que nos lleva a nuestros recuerdos televisivos más infantiles -al menos a los treintañeros-, con programas como Humor Amarillo. ¿Es entonces Nippon Marathon un juego inspirado en este famoso concurso?


Apartado técnico

Suponemos que viendo las capturas ya estaréis pensando en la lluvia que le puede caer al juego en este apartado. Y estáis en lo cierto…y no. Artísticamente hablando se mueve en ese colorido escenario japonés tan adorable que mezcla a simpáticos personajes con las extravagantes temáticas de muchos de los animes de humor. Aunque gráficamente estemos al nivel de una portátil o incluso de móviles, la verdad es que nos sirve mínimamente para su cometido, que no es otro que pasarlo bien.

Nippon Marathon

De hecho, para lo cutre de los propios gráficos, con muñecos de cartón con menos polígonos que la Lara Croft original, la verdad es que nos ha resultado gracioso. La mezcla con las conversaciones estáticas estilo juego novela japo, cumple con su objetivo e incluso resulta gracioso en ocasiones. Por suerte, podemos afirmar que ninguno de los miembros del equipo ha resultado dañado en un ojo por los dientes de sierra, lo cual, es un punto a favor.

Si que estamos contentos con el apartado sonoro, que muestra las voces totalmente en japonés con subtítulos en inglés, con una música entretenida que amenizará las conversaciones y los momentos de acción en carrera, incluso con acordes de guitarra eléctrica. Desde que iniciamos el juego se respira esa atmósfera de juego que no suele pasar las fronteras de japón para llegar a Xbox One, y esa sensación resulta incluso…refrescante.


Jugabilidad

Bien. Imaginaos Mario Kart, pero sin Karts. Corriendo a través de obstáculos sin más habilidades que la de correr agachado, saltar o usar potenciadores que encontraremos repartidos por el escenario. La jugabilidad principal de Nippon Marathon es precisamente esta, pero el núcleo del juego está pensado desde cero para disfrutarlo en familia o entre amigos. La diversión y las risas se multiplican al jugar cada uno con su mando en la misma pantalla.

Nippon Marathon

Y desde luego, no hemos hablado de ello en el apartado técnico porque es parte esencial de su gameplay: Las locas físicas del juego son su mayor baza. Tal y como sucede con títulos como Goat Simulator o Guts’n’Glory, los muñecos de trapo resultan la excusa perfecta para pegarnos con nuestros contrincantes, reírnos mientras nos quedamos atrás en la carrera porque nuestro personaje no se puede levantar o fliparnos saltando al vacío y tirándonos en plancha.


Para esquivar todos los obstáculos solo tendremos que ser hábiles y saltar o agacharnos cuando sea necesario, pero el control y la velocidad del personaje siempre será el mismo y las carreras no serán siempre en línea recta con lo que valdrá más que dirección tomar para evitar peligros que correr más rápido que el contrario. De hecho, quiero creer que el grave sistema de cámaras en el que si aventajas mucho a los otros corredores te impide ver bien lo que viene por delante, está hecho adrede, para que no cuentes con tanta ventaja, porque de hecho, si te quedas atrás, tendrás que esperar a que se reinicie de nuevo desde el último punto de control.

Nippon Marathon

Es decir, si queda solo un corredor en pie, la carrera se para y ese jugador obtiene una estrella, que será realmente la que le permitirá ganar por puntuación al final de la misma. Todos correrán la Maratón entera, pero solo el que haya quedado primero más veces ganará la misma. Por tanto, la estrategia a seguir no es llegar el primero, si no no caerte tantas veces. Y creedme que os caeréis. Desde los perros -estilo meme Doge-, hasta ciclistas, coches, puertas giratorias, vigas que giran, etc… todo hará que tropecemos y nos penalicen.

Los potenciadores podrían ser determinantes en la partida, pero la verdad es que se gestionan bastante mal, siendo otro motivo de risa y caos más que de algún tipo de estrategia. A pesar de que habrá algunos como la sandía que te permiten derribar al oponente que tienes delante, si la lanzas mal, podría ser que te pega a ti mismo, o que en el impacto provoque una cadena que te derribe a ti.

Nippon Marathon


Duración

Hay varios modos Versus y Party, que constan de carreras o eventos multijugador pensados para la pantalla partida, pero por lo que hemos observado, no hay online o registro de records parecido. Pero atención, porque lo que si hay es campaña. Y vaya campaña.

Encarnando a uno de los 4 protagonistas inicialmente descritos, iniciaremos nuestra participación en en Nippon Maraton, en el que con una sucesión de conversaciones narrativas que resultan mitad tediosas, mitad graciosas, tendremos que ir escalando posiciones para derrotar al gran campeón de la prueba: Handsome Hazuki, el 10 veces campeón de la maratón. Desde luego, no podemos negar que es original y algo pobre al mismo tiempo, pero la magia japo hace que debajo de esa capa de físicas absurdas y gráficos de paupérrima calidad, realmente parezca que está trabajado este modo historia.

Nippon Marathon


Conclusión

En definitiva, Nippon Maraton es un título prescindible y obligatorio al mismo tiempo. Si ves que vas a quedar con amigos un fin de semana en casa y queréis echar unas risas, estamos seguros de que no te defraudará, a pesar de que el desarrollo y los constantes símbolos en japonés podrían despistar un poco. Al final, el caos malo pasará a ser caos divertido, y prácticamente eso es lo que intenta el título ni más ni menos.

Técnicamente es un despropósito absoluto, eso no lo negamos, pero tiene su gracia y tampoco es malo o aburrido nivel “la trilogía de Rambo de Xbox 360”, que era tan despropósito que casi parecía intencionado.

*Gracias a PQube por habernos proporcionado el material para la review.

5.8
ACEPTABLE

Lo Mejor

  • Es muy divertido en cooperativo.
  • Su aire simpático japo.
  • Las físicas son la risa.

Lo Peor

  • ¿Los gráficos y los problemas de cámara son intencionados?
  • Pocos circuitos disponibles. Se hacen rápidamente repetitivos.
5 Apartado Técnico
6.5 Jugabilidad
6 Duración
Pedro Del Pozo

Apasionado de los videojuegos desde hace 20 años, Pecero hasta la médula, hasta que la Xbox One me sedujo al salón. Los shooters son mi pasión y los juegos de mundo abierto mi enemigo natural.

Análisis de Nippon Marathon

por Pedro Del Pozo tiempo de lectura: 5 min
0