Análisis de Bug Fables: El Retoño Perdido



Hoy os traemos un análisis que nos retrotraerá a décadas atrás. Una aventura en miniatura, en la que encarnamos a un pequeño grupo de bichos en una aventura sin parangón. Al más puro estilo Bichos o Antz, Bug Fables: El Retoño Perdido nos propone aventurarnos en Bugaria en una aventuras por encontrar el Retoño, una planta que otorga la vida eterna.

Un viaje en el que deberemos desentrañar los misterios sobre este mítico objeto, deseado por muchos a lo largo de la historia, pero que nunca nadie ha encontrado. Entre la verdad y el mito del Retoño se encuentran Vi y Kabbu, un grupo de lo más particular que, por coincidencia del destino, unen fuerzas en este viaje sin igual. A ellos se les unirán diferentes bichos, a cada cual más dispar, en una aventura que nos recuerda enormemente al clásico Paper Mario. 


  Síguenos en Google News


Apartado técnico

Bug Fables es un juego de claro corte indie, inspirado en Paper Mario, algo que se deja ver desde el primer momento. No sólo por el diseño de los escenarios o personajes, todos recreados en 2D y con efecto de estar realizados con papel, si no también por la propia concepción del juego y de los niveles. Con ello, nos encontramos con un juego donde todo está realizado en 2D, como hemos mencionado, pero en el que nos moveremos e interactuaremos en el mundo en un entorno 2,5D.

Esta decisión nos permite disfrutar de un título con unos escenarios cargados de detalles y profundidad. Diversas zonas bien diseñadas y diferencias que dan color y vida al mundo de Bugaria. El motor Unity permite que todo reluzca a las mil maravillas, consiguiendo un gran acabado y con un buen nivel de detalle. Además, está perfectamente optimizado en Xbox One X, consola en la que lo hemos jugado, donde no nos hemos encontrado ningún fallo, ni bug ni caída de FPS.

Por último, comentar que el juegos nos llega completamente en castellano, pero hay que señalar dos cosas. La primera, no hay ningún tipo de audio, ya que todos los personajes son bichos y los sonidos que representan no son fonéticos. Lo segundo, que aunque nos llegan en castellano todos los textos, estos tienen varias faltas de ortografía. Algo que se puede observar desde el comienzo del juego y que se repite a lo largo de toda la aventura. Aunque estos errores no impiden que se pueda seguir y comprender la historia, chirría mucho el encontrárselo. Más teniendo en cuenta el factor de los juegos como medio de diversión de los más jóvenes, algo que incide más aún en Bug Fables por su concepto y diseño. E incluso, por tratarse de un estudio panameño, de habla hispana, y que tenga y ocurran este tipo de errores. 


Jugabilidad

Bug Fables nos presenta un RPG que mezcla elementos más clásicos, como un sistema de combate por turnos, con pequeñas pinceladas de QTE inspirada en Paper Mario y con toques de plataformas y puzles. Una mezcla de lo más curiosa pero que resulta eficaz y que desemboca en una experiencia divertida y profunda. Por que sí, los puzzles no son lo más complicado del mundo, ni contamos con un sistema RPG complejo, pero todo en su conjunto hace de Bug Fables una experiencia agradable.

Pero vayamos por parte. Entrando puramente en los combates, aunque estos son por turnos, como ya hemos mencionados, no son aleatorios. Podremos evitar la mayoría de ellos (salvo, obviamente, los obligatorios), bien esquivando bien neutralizando al enemigo. A lo largo de nuestro viaje por Bulgaria encontraremos a diferentes bichos que vendrán a por nosotros. En ese momento podremos o bien ir de cabe a por ellos o usar algunas de las habilidades de nuestros personajes. 

Con esto, conseguiremos “noquear” a los diferentes enemigos para huir de ellos o para iniciar el combate con cierta ventaja. Si decidimos aventurarnos al enfrentamiento, entraremos de lleno en él. Aquí si que nos encontramos con un sistema de combate puro y duro RPG. Por turnos, habilidades y magias para ambos lados y demás elementos típicos del género. Además, dependiendo de como se inicie el combate, atacaremos nosotros primero o no. La particularidad, por así decirlo, es que los turnos son por bloques completos. Es decir, en un turno atacan todos nuestros héroes y en el siguiente todos los rivales presentes.

Es importante destacar que es aquí donde nos encontramos con los QTE. Por que sí, tenemos un combate por turnos, pero cada acción ofensiva lleva un pequeño QTE. Con ello, cada vez que ataquemos o usemos una habilidad, tendremos un evento que nos permitirá que nuestros esfuerzos sean más efectivos o menos, llegando a poder ser totalmente inútiles en caso de fallar.

Fuera de los combates, a lo largo y ancho de Bugaria, nos encontraremos con diferentes puzzles. Para superarlos, tendremos que usar uso de las habilidades de nuestros héroes. Desde crear cubos de hielo con gotas de agua hasta lanzar nuestro bomerang para activar interruptores. Para ello, tendremos que ir alternando entre el líder del equipo, algo esencial para ir combinando sus habilidades y conseguir llegar hasta el Retoño Eterno.


Duración

A pesar de su aspecto sencillo, Bug Fables: El Retoño Perdido no es para nada un juego sencillo. Incluso desde los primero niveles iniciales, el título nos propone un buen desafío. Es más, si decidimos jugar con la Medalla de nivel Difícil, sera todo un reto pasarse el juego. Con todo ello, si vamos a piñon fijo a por la historia, nos puede durar entre 25 y 30 horas. En cambio, si vamos con un ritmo más pausado, leveando, consiguiendo todos los objetos, bayas cristalizadas y medallas, podemos llegar a duplicar la duración del título.

Sin duda, algo increíble para un juego de corte más inde. Una duración excelente para este tipo de juegos y sin duda no se nota para nada. Es decir, no hemos tenido en ningún momento la sensación de que este alargado superficialmente o sea más de lo que necesita. El estudio ha conseguido crear una buena historia, con unos buenos personajes y la mezcla idónea de humor, momentos de acción y tristeza. Sin duda, toda una sorpresa para un juego que si lo juzgamos sólo por su aspecto no se espera de este modo para nada. 


Conclusión

Bug Fables: El Retoño Perdido es un buen juego RPG. Sin duda, es una experiencia muy agradable, que nos ofrece una buena dosis de combates por turnos, exploraciones y puzzles. Su punto más fuerte es lo accesible que es para todo el mundo. Su aspecto visual, sencillo y bonito, que recuerda a juegos como Paper Mario o alas películas de Pixar, como Bichos, hace que sea un título que entre por los ojos de entre los más jóvenes.

Pero no por ello quiere decir que no sea lo suficientemente profundo y complejo. Nada más lejos de la realidad, ya que nos encontramos con un juego que puede satisfacer a los más veteranos del sector y que busquen un buen RPG. Si, no tiene un sistema de progreso muy complejo, pero si que nos permite como mejorar a nuestros héroes.

En resumen, Bug Fables es un título divertido, accesible y profundo cuando debe serlo.

8

Lo Mejor

  • Combinación perfecta entre accesibilidad y profundidad.
  • Mundo bien construido.

Lo Peor

  • Numerosas faltas de ortografía a pesar de ser de un estudio de habla hispana.
8 Apartado Técnico
8 Jugabilidad
8 Duración
Facebook Twitter E-mail
JGBassols

Mi vocación fue siempre la arqueología, pero por azares del destino termine enamorado de la Egiptología. Pero, sobre todo, soy periquito y gamer. Además, soy amante de las buenas historias. Si no me ves estudiando, estaré con un mando y una aventura en la consola.

Deja una respuesta