Análisis de Borderlands 3


Allá por el 2009, cuando aún estábamos probando las mieles de nuestra querida Xbox 360, surgió un shooter, de corte sencillo, con gráficos al estilo cel shading y grandes dosis de humor. Borderlands se nos presentaba como un juego de disparos diferente, en el que elegías un personaje, podías subir de nivel, añadirle habilidades y, lo más interesante, equiparte multitud de armas a cada cual más potente. Esta propuesta tan ambiciosa (al menos, teniendo en cuenta la abundante oferta de shooters de la época), pretendía dar un golpe sobre la mesa, demostrando que con buenas dosis de humor e introduciendo elementos tan característicos de otros géneros como el RPG, se podía hacer un shooter diferente.

Análisis de Borderlands 3

Pronto la gente se enamoró de ese humor socarrón, usando como vehículo del mismo toda una serie de personajes que hicieron mella en muchos de nosotros, tales como Lilith, Moxxie, Claptrap, Mordecai y muchos más. El modo cooperativo online y la posibilidad de jugar a pantalla partida fueron la guinda de un pastel que pronto aumentó con expansiones, nuevas entregas y, en definitiva, creando una saga que ya es historia de los videojuegos. No obstante, los 5 años que han pasado desde su última entrega (Borderlands Pre-Sequel), hicieron que muchos de nosotros estuvieramos tirándonos de los pelos por saber cualquier cosa nueva que se rumoreara de un posible Borderlands 3.

¡Por fin! Despues de largos años de espera, Borderlands 3 se presenta en la actual generación de consolas para reclamar un lugar que muchos otros juegos, como Destiny o Anthem, han intentado ocupar. Cada uno a su manera, han ido contribuyendo a un subgénero dentro de los shooters que, hasta estos últimos años, no se había llegado a diferenciar: los llamados looter shooters. Con un más que satisfactorio soporte a las entregas previas, Borderlands 3 vuelve para intentar recuperar el hueco que con tanto esfuerzo (y humor) consiguió, intentando conseguir el trozo del pastel por el que hace varios años ni pensaban que podrían conseguir. Las preguntas que surgen son las siguientes ¿Borderlands 3 cumple con tantos años de expectativas? ¿Sigue siendo tan fresco como sus precuelas?

Así que quieres que te cuente una historia ¿eh? Una aventura de surcar las estrellas… Pues atentos, porque comenzamos nuestro análisis de Borderlands 3.


Apartado técnico

Borderlands 3 se puede configurar en dos modos diferentes en función de la experiencia de juego que queráis disfrutar. Podéis premiar los 60 fps y elegir el modo Full HD o directamente saltar a los 4K con unos 30 fps. Si realmente queréis ver un salto gráfico reseñable con respecto a Borderlands 2, os recomendamos encarecidamente este modo resolución. El problema con ambos modos es que, en momentos muy puntuales, el juego puede experimentaros algunas bajadas de frames. El juego funciona con Unreal Engine 4, lo que ha ahorrado algo de tiempo al estudio, pero que no esta exento de algunos bugs menores.

Atendiendo al modo 60 fps, la mayoría del tiempo consigue mantener esta resolución, pero al enzarzarnos en combates con muchos elementos en pantalla o al interactuar por algún menú de tienda/inventario, podemos llegar a experimentar bajones hasta los 40 fps. El modo resolución tiene un framerate más solido, pero incluso en este podemos experimentar alguna bajada puntual de fps, aunque nunca tan brusca como en el modo Full HD. Aunque son problemas puntuales en la estabilidad del juego, si que experimentaremos otras ralentizaciones (más parecidas a perdidas de conexión que a bajones de frames) que ocurre en el modo cooperativo. Este problema aparece cuando un compañero interactua con su inventario o mapa y nosotros nos desplazamos por el mapa (sobre todo en coche), que aunque resulta algo incómodo, se suele solucionar revisando nuestro inventario o el mapa cuando haya algún momento de calma.

Por lo demás, nos encontramos ante un apartado técnico muy sólido, con zonas mucho más variadas y coloridas de lo que podíamos encontrarnos en otros Borderlands. Hablando de gráficos cel shading, no os vais a encontrar texturas que os quiten el hipo (de hecho, hay texturas que aparecen solo cuando te acercas mucho, por ejemplo, cuando hay hierba), pero si que veremos efectos de humo asombrosamente conseguidos cada vez que abramos un cofre o efectos de luces que os dejen anonadados, como nos salpica la sangre cada vez que matamos a un fanático con la escopeta o transiciones día-noche que han mejorado con respecto a anteriores entregas. Si añadimos una de las mejores localizaciones al castellano que hemos podido disfrutar, una banda sonora que sabe mantener el ritmo frenético de los tiroteos y el humor carácterístico de la saga (que sigue siendo tan socarrón y bestia como siempre), nos encontramos ante un Borderlands 3 que supera ampliamente al resto de juegos de la saga.


Jugabilidad

Continuando los eventos acontecidos en Borderlands 3, comenzaremos nuestra historia en Pandora, de la mano del incombustible Claptrap, que nos hará las veces de tutorial al comienzo del juego. Pronto os haréis con las mecánicas de este shooter con facilidad y aprenderéis a gestionar el inventario, el mapa, las misiones y las habilidades que podéis adquirir con vuestro personaje, a elegir entre un total de 4: Moze, la artillera; Fl4k, el domador de bestias, Zane, el agente; Amara, la sirena. Cada uno de estos 4 personajes tendrá un total de 3 árboles de habilidades con los que podréis crear diferentes especializaciones en función de vuestro propio estilo de juego.

Precisamente hablando del estilo de juego, desde el primer momento que comencéis vuestra partida tendréis para elegir dos opciones: modo competitivo o modo cooperativo. El competitivo es el habitual en la saga, donde los enemigos saldrán con el nivel del anfitrión, el loot será compartido (poníendoos de acuerdo en quíen lo coge o simplemento siendo más rápido que nadie a la hora de rapiñar) y el daño que haréis a los enemigos dependerá de vuestro propio nivel. El modo cooperativo añade nuevas funciones, siendo la más interesante la posibilidad de jugar juntos en la misma partida, aunque se tengan niveles muy dispares.

Por ejemplo, si tenéis nivel 5 y queréis jugar con vuestro amigo de nivel 20, podréis ir a su partida sin miedo, pues los enemigos que saldrán serán diferentes para cada jugador. Si apuntáis al mismo enemigo, a tu amigo le saldrá que es de nivel 20 y a tí que es de nivel 5, y lo que es mejor: haréis un daño proporcionalmente parecido. Además, el botín generado para cada jugador será diferente, así que tu amigo no podrá coger el botín que te aparezca en un cofre y viceversa. Con este modo, ambos tendréis una experiencia placentera a la hora de luchar contra enemigos y para colmo, cada jugador se asegurará su propio botín. Sin duda, todo un acierto que la saga pedía a gritos.

El juego permite además personalizar todo tipo de elementos, desde la sensibilidad con la manejamos la mita, dónde posicionar la mirilla del arma, hasta el tamaño de los subtítulos. Precisamente con estos últimos tendréis algunos problemas al jugar en pantalla partida, algo que no entendemos como no se han ajustado a esta modalidad y que puede que a algunos jugadores les resulte algo molesto. Por lo demás, Borderlands 3 es bastante cómodo de ajustar a las necesidades de cada jugar, incluyendo aquellos que sufran de cinetosis.

A medida que avancemos en la historia, podremos salir del planeta Pandora y comenzar a explorar otros planetas. En cada zona, tendremos los llamados Desafíos de la Tripulación, un conjunto de submisiones secundarias que tendremos que terminar para dar por finalizada una sección. Son objetivos «terciarios» que se complementarán con las ya más que conocidas misiones secundarias del juego. por supuesto, seguiremos disponiendo de varios tipos de vehículos con los que desplazarnos por el mapa, que agradeceremos en más de una ocasión debido al tamaño tan enorme que han adquirido en este Borderlands 3. El viaje rápido ahora es más cómodo, pudiendo desplazarnos a diferentes puntos entre zonas (e incluso entre planetas) sin necesidad de tener que recorrer cada sección.

La idea básica de la saga sigue primando en Borderlands 3: avanzamos por el mapa realizando misiones varias, conseguimos botín completando estas misiones y abriendo cofres desperdigados por los escenarios. Después, vendemos las armas que no nos interesan y vuelta a seguir realizando misiones. Esto no ha cambiando en Borderlands 3, pero si que se hace más difícil encontrar un punto de venta en las diferentes áreas del juego. si antes las zonas eran más pequeñas y cada una tenía varias tiendas, en Borderlands 3 (con algunas excepciones), os costará encontrar alguna tienda para vender vuestras armas. En el peor de los casos, tendréis que hacer viaje rápido para aliviar el peso de vuestra mochila y os tocará volver a recorrer el mapa que os queda por desvelar. En resumen, es algo más tedioso ir acumulando armas para venderlas en este juego.

Por otra parte, recorrer los escenarios a golpe de «Tediore» es mucho más satisfactorio que nunca. El gunplay que presenta este Borderlands 3 es, sin lugar a dudas, uno de los mejores gunplays que hemos podido experimentar en un videojuego. Antes la munición explosiva, las granadas o un buen escopetazo no transmitían buenas sensaciones en un Borderlands. Nunca más, pues cada arma se ha rediseñado de manera que cada bale que disparéis será un disfrute continuo. Ahora las granadas derriban a los enemigos, los escopetazos dejan a los enemigos aturdidos e incluso la munición explosiva parece verdaderamente demoledora. Con el resto de armas también hay mejores sensaciones, incluyendo la vibración del mando, que varía sutílmente en función del arma que probéis. Es uno de los aspectos que más se ha «rediseñado» del juego y es sin duda todo un acierto.

Volviendo al tema de la mochila, muchos os preguntaréis si el sistema de ampliación de nuestro inventario o de la munición que podéis llevar con cada arma se mantiene. Ya os decimos que en Borderlands 3 la cosa ha cambiado, pues ahora el eridio servirá para compraros skins varias para vuestras armas, vuestros personajes, vuestro echo e incluso adornos para vuestra habitación (de la que dispondréis cuando avancéis un poco en la historia). Ahora tendréis que usar dinero, y no eridio, para ampliar la capacidad de tu mochila. Este nuevo uso del dinero del juego es algo necesario, pues en anteriores entregas apenas se usaba para comprar algun arma o escudo puntual en alguna tienda, ahorrando grandes cantidades de dinero que muchas veces ni se usaba. Ahora el dinero vuelve a tener un papel fundamental, pues cada dólar perdido al morir os hará pensar «ojalá lo hubiera gastado en la tienda de Marcus».


Duración

Como habéis podido comprobar a lo largo de este análisis, Borderlands 3 ofrece multitud de contenido. Desde misiones principales, secundarias, desafíos de la tripulación hasta vastos mapas que explorar para encontrar encontrar el botín mas legendario. Si a todo esto le sumamos la posibilidad de jugar con otros jugadores mediante matchmaking, los círculos de masacre (el modo horda característico de la saga) y un nuevo modo que sin duda disfrutaréis si sois verdaderos fans de los looter shooter: las raids.

Si aderezamos todo esto con los rangos de guardían, que desbloquearéis cuando completéis el juego, que os permitirá mejorar aún más a vuestro personaje, y la posibilidad de subir la dificultad para obtener mejor botín, la duración de Borderlands 3 es absolutamente enorme. Solo completar la historia puede llevaros entre 35 y 40 horas de juego. Si os animáis a sacar todos los logros, completar todas las misiones o a probar el matchmaking, difícil será que no se os vaya la partida a más de 100 horas.


Conclusión

Teníamos grandes expectativas sobre lo que Borderlands 3 podría ofrecer. La campaña de márketing no ha sido pequeña y desde marzo de este año hemos ido conociendo multitud de información del juego que nos ha mantenido entusiasmados de cara al lanzamiento del juego. Finalmente ha llegado y todo lo que podemos decir es que Borderlands 3 cumple sobradamente como el mejor juego de toda la saga. Gran cantidad de misiones, un humor desternillante como pocos juegos tienen, uno de los mejores gunplay que hemos probado y cientos de miles de armas para conseguir tanto solo como acompañado con amigos.

A pesar de algunos fallos técnicos que el título ha presentado en el momento de su salida, Borderlands 3 ofrece una de las mejores experiencias dentro del género shooter que hemos tenido el placer de jugar, y si vosotros decidís dar el salto a este universo lleno de locura y botín, estamos seguros de que no os vais a arrepentir. Más botín, más humor, más planetas ¡Mucho más Borderlands que nunca!

9
Imprescindible

Lo Mejor

  • El humor, sigue tan fresco como siempre
  • Un gunplay absolutamente exquisito
  • Variedad de modos y nuevos desafios de la tripulación
  • La localización al castellano, absolutamente magnífica

Lo Peor

  • Algunos bajones de frames puntuales
  • El modo a pantalla partida necesita algunos arreglos
7.8 Apartado Técnico
9.4 Jugabilidad
9.7 Duración
Facebook Twitter E-mail
Jose Luis

Me encantan los videojuegos, en especial los de las consolas de Microsoft y Nintendo. También me gustan las series y los libros, en especial de ciencia-ficción. A veces hablo por los codos

Buscar

Generic selectors
Coincidencias exactas
Buscar en título
Buscar en contenido
Buscar en entradas
Search in pages
Filtro por categorías
Actualizaciones
Análisis
Análisis Windows 10
Aplicaciones
Avances
Comunicados
Destacada
E3 2019
Editorial
El Rincón del Lector
Entrevistas
Exclusiva
Gamescom 2019
General
Guías
Hardware
Juegos
Mods
Multimedia
Nota de Prensa
Noticias
Ofertas
One Opina
PC
Podcast
Retrocompatibles
Slider
Sorteos
Tiendas
Xbox Game Pass
Xbox Live
Xbox One
Xbox One X
Xbox Scarlett