Análisis de Blacksad: Under the Skin


En el mundo del cómic hay muchos gatos de renombre, pero solo uno de ellos es un intrépido detective: John Blacksad. La genial serie de historietas creada por Juan Díaz Canales como guionista y Juanjo Guarnido como dibujante, ha recibido su primer videojuego de parte de Pendulo Studios (Hollywood Monsters, Runaway, Yesterday Origins) y Meridiem Games.

Con sus personajes antropomórficos y su recreación de los años 50, Blacksad: Under the Skin nos propone una oscura e inquietante historia policiaca, totalmente nueva. Durante la aventura llevaremos la investigación a nuestra manera, utilizando los sentidos felinos del protagonista para encontrar nuevas pistas y tomar decisiones que influirán en el desenlace.

Los jugadores de Xbox One hemos tenido que esperar por un par de retrasos y algún que otro parche, pero por fin podemos enfundarnos la gabardina y empezar a resolver el caso que se nos ha encomendado. La trama de Blacksad: Under the Skin nos sitúa en los bajos fondos de Nueva York. Joe Dunn, propietario de un club de boxeo, ha sido hallado muerto. Además, la joven promesa Bobby Yale, que debía subir al ring para disputar el combate más importante de su carrera, ha desaparecido misteriosamente.

Sonia Dunn, la hija de Joe, toma el relevo del gimnasio para lidiar con la deuda heredada e investigar la desaparición de Yale. Para ello contrata los servicios del detective privado John Blacksad. Este siniestro caso llevará a nuestro investigador gatuno por los ambientes más sombríos y lúgubres de la ciudad.


Apartado Técnico

Basándose fielmente en la obra original, Pendulo Studios ha sabido recrear plenamente desde los personajes hasta los escenarios del universo Blacksad. Gráficamente es algo austero, pero nos encontramos con un buen trabajo en la mayoría de modelados, que hacen uso de unos entornos en los que (aunque suene redundante) donde más brillan es en la iluminación. La América de la posguerra está bien representada, sobretodo en zonas oscuras o durante las noches más cerradas. En este sentido, la ambientación «noir» es palpable en todo momento.

Si bien la dirección de arte basada en el cómic es correcta y da bastante el pego, lo cierto es que termina mostrando algunas carencias durante la jugabilidad, especialmente cuando las animaciones y expresiones faciales de los personajes quedan en evidencia, pues habrá ocasiones en las que parecen mostrar poca atención hacia su interlocutor, e incluso miran como hacia otro lado. 

El sonido es uno de los apartados más destacados, con un score musical muy acertado que se basa en las melodías de jazz tan propias del cine negro. Dicha banda sonora no es que sea muy amplia o variada, pero tampoco llega al punto de hacerse pesada y acompaña perfectamente en cada momento. Además, y como no podía ser de otro modo tratándose de un videojuego español, Blacksad: Under the Skin viene doblado en perfecto castellano, con actores de un alto nivel interpretativo como Gabriel Jiménez, voz habitual de Hugh Jackman. 


Jugabilidad

Blacksad: Under the Skin es una aventura narrativa que se desarrolla como si de una serie de televisión se tratara. Dentro del género de la aventura gráfica, no se plantea como la típica propuesta en la que tenemos un inventario de objetos para utilizar y resolver complejos puzles. Esa no es la clave de su avance. Aquí somos un detective y deberemos realizar nuestras pesquisas observando, revisando pruebas, tomando declaraciones y atando cabos con los que deduciremos diversas situaciones. 

Blacksad: Under the Skin mezcla la aventura moderna con las cinemáticas, la exploración, e incluso coquetea con los quick time events. Hay que observar muy bien, interactuar con todos los objetos posibles y estar atentos a todo lo que pasa para encontrar pruebas que desarrollen nuevos eventos o avances en la trama.

Cualquier decisión tomada y todo lo que vayamos descubriendo irá a parar a un diario y a la mente de John, para más tarde, a través de un acertado sistema de deducciones, trabajar sobre las pistas obtenidas y así poder avanzar. Además, de manera esporádica aparecerán algunos minijuegos, como el de abrir cerraduras con una ganzúa o una mecánica que sirve para buscar pistas en primera persona, utilizando los sentidos felinos del protagonista: el oído, la vista y el olfato.

En conjunto, el desarrollo es bastante lineal y guiado, lo cual no quiere decir que no tenga variedad. En total visitaremos una veintena de ubicaciones distintas y conoceremos a otros tantos personajes. No es un juego demasiado complicado, sino que está pensado para, como os decía antes, sentarnos a ver una serie de intriga y jugarla con el mando.

La aventura tiene un ritmo lento, especialmente por culpa de algunos movimientos torpes y erráticos del personaje y algunos tiempos de carga de más, pero os puedo garantizar que su trama engancha hasta el final. Además, ir atando cabos con la naturalidad que lo hace el título, crea en el jugador la satisfacción de estar en la piel de un verdadero investigador privado. En este caso uno con 7 vidas, je.


Duración

Completar la historia principal de Blacksad: Under the Skin me ha llevado entre 10 y 12 horas. Y digo principal, porque según las decisiones que hayamos tomado, se pueden obtener hasta seis finales diferentes. Todo dependerá de nuestras decisiones y del desarrollo de eventos que con ellas se propicien. 

En este sentido el título es bastante rejugable, pues al terminarlo podremos elegir los capítulos a modo de páginas de cómic, para tomar otras decisiones que desarrollen otros finales o para pasarnos a recoger los coleccionables del juego que nos hayamos dejado por el camino. Ya que Blacksad: Under the Skin tiene un trama de corrupción deportiva, dichos coleccionables se presentan en forma de cromos que se añaden a un álbum con 4 páginas diferentes repartidas en 4 deportes: Hockey, Fútbol Americano, Boxeo y Baseball. 

 


Conclusión

Blacksad: Under the Skin es una aventura detectivesca, fiel y digna de la excelente serie de cómics en la que se basa. La gran ambientación y el tono junto a unas mecánicas muy interesantes, dan como resultado una historia intrigante cuyo desarrollo es bastante satisfactorio. Sin embargo, es justo decir que a nivel técnico debió (y debe) pulirse un poquito más, especialmente en el movimiento del personaje, tosco y lento, y en algunos errores menores.

Aun con todo, estamos ante un título que los fans de la obra original sabrán disfrutar de principio a fin, pero también los aficionados al cine negro y todos aquellos jugadores que hayan disfrutado en el pasado de otros juegos de Pendulo Studios. A todos ellos va dirigido este juego, con el que es fácil comprender cómo y por qué un gato con gabardina y corbata llegó a convertirse en el referente del comic «noir» europeo.

* Agradecemos a Meridiem Games el material recibido para realizar esta review.

7
BUENO

Lo Mejor

  • Gran ambientación del cómic original.
  • Mecánicas interesantes y efectivas.
  • Trama intrigante hasta el final.

Lo Peor

  • Algo discreto gráficamente.
  • Varios errores técnicos a pulir.
  • Movimiento del personaje algo torpe.
6.8 Apartado Técnico
7 Jugabilidad
7.3 Duración
Facebook Twitter E-mail
Desirée C.

Nómada digital de sangre verde y vikinga. Junto letras sobre videojuegos y juegos de Casino online. Gamer desde Sinclair ZX y NES, Xboxer desde 2004. Actualmente juego en Xbox One X, Nintendo Switch y 3DS.

Deja una respuesta