Adam Isgreen de Microsoft: «El futuro es tan brillante que llega a cegar»