Crónica del X018, o cómo Microsoft ha vuelto a enamorar al público