¿Y si el próximo LEGO fuera un FPS?