El SSD de Xbox Series X marcará la diferencia en los juegos de mundo abierto