La retrocompatibilidad de Xbox Scarlett es clave para los desarrolladores