Xbox One y PlayStation 4 son más similares que nunca