Si lo que sabemos de Xbox Lockhart es real, Microsoft habría sentenciado la próxima generación