Gracias al Xbox Adaptive Controller, las sillas de ruedas sirven para jugar