Los ingresos por contenidos digitales de videojuegos ya representan el 74% del total en EE.UU.