Ubisoft abandona las consolas de la pasada generación