Trabajar en Xbox One no supone ningún desafío fuera de lo normal