El creador de The Last Night prefiere retrasar su juego a trocearlo en DLCs