La versión física de Spyro Reignited Trilogy trae consigo una sorpresa poco agradable