Que Sony no acuda al E3 es una mala noticia para todos