Sólo el 13% de los jugadores consiguen sobrevivir tras la nueva expansión de The Division