Según varios analistas, el éxito de Fortnite y PUBG dañará a otros títulos triple A