Scalebound podría dar el salto a la realidad virtual