El mejor juego de boxeo de la pasada generación ya es retrocompatible en Xbox One