El equipo encargado de la retrocompatibilidad habla de su duro trabajo