Que no te engañen, el Rapid Packet Math no reducirá la brecha entre PS4 Pro y Xbox One X