El prototipo de la primera Xbox fue una respuesta al diseño «cool» de PlayStation 2