Probamos la retrocompatibilidad y el streaming de Windows 10