La prensa generalista contra los videojuegos, ahora a por Fortnite