Phil Spencer y Rod Fergusson nos ponen los dientes largos con Gears 4