Phil Spencer tenía miedo de que el anuncio de Xbox Series X fuera un desastre