Phil Spencer defiende la calidad gráfica frente a los fotogramas por segundo