Obsidian se toma con humor los «rumores» sobre su compra por parte de Microsoft