NPD: Los ciclos de consola tal y como los conocíamos han muerto