Microsoft sigue comprometida con Japón