Varias fuentes aseguran que Microsoft contrató equipos humanos para escuchar audios de Xbox One