Microsoft tiene un ejército de testers trabajando en la retrocompatibilidad