Microsoft está enviando dinero a los que sufrieron problemas para instalar juegos