Microsoft entra en el club de las empresas de un billón de dólares