Mad Catz, el conocido fabricante de periféricos, se declara en bancarrota