La última actualización de Destiny provoca problemas con el framerate en Xbox One