La triste realidad, los jugadores no eligen Xbox One por la resolución