La retrocompatibilidad por software es posible en Xbox One