La retrocompatibilidad con la primera Xbox es un reto que nos encantaría asumir